El Choque de Culturas, 2

October 7, 2013
PPV2 160 x 160

Script

El Choque de Culturas, 2

The Clash of Cultures, 2

Si ustedes lo abandonan y sirven a dioses ajenos, él se les echará encima y les traerá desastre; los destruirá completamente, a pesar de haber sido bueno con ustedes. Josué 24:20

 

La cultura es lo que  hace diferente a los grupos de personas  y como consecuencia, los diferencia de otros grupos  humanos.

Los europeos y los americanos estrechan manos, mientras que los japoneses se inclinan cuando saludan.  A un extranjero en el Oriente Medio se le ofrece hospitalidad aun por un enemigo, mientras que la misma hospitalidad entre los Sawis de Nueva Guinea sería como una traición y seguramente  resultaría peligroso.

En un sentido real la cultura no es buena o mala en sí; es solamente buena o mala en relación a la Palabra revelada de Dios, la Biblia.  Tendemos a pensar que cualquiera que es diferente a nosotros resulta extraño o está equivocado, pero no es así.  Sin embargo, existen un par de observaciones que me gustaría hacer.

Observación # 1: La Biblia es transcultural, trasciende las diferencias que nos separan.  Otra forma de expresarlo es que Dios nunca nos entregó un juego de pautas para las familias asiáticas, otro para europeas, y otros para hispanos.  El nos dio un libro y dijo: “Esta es la forma de vida”!

Observación # 2: La Biblia no es solamente transcultural; es también contraria  a la cultura. Cientos de veces he escuchado a la gente racionalizar, “esa es la cultura aquí”,  justificando algunos actos de infidelidad o descuido. Yo debería esperar que el consejo de Dios trascienda mi cultura así como mi vieja naturaleza, porque el corazón del hombre necesita estar sintonizado con el plan de Dios y el propósito para su vida.  No es cultural perdonar a mis enemigos, hacer bien a los que me odian, o aprender a vivir con aquellos cuyas ideas son diferentes a las mías.  La cultura demanda: “ojo por ojo” y “diente por diente”.  Pero los principios de la Escritura se enfocan en el amor en vez del odio y en la gracia en vez del odio y venganza.

No hubo escasez de cultura antes de la venida de Cristo a la tierra.  Pero la cultura debía ser reparada, regenerada y por eso Jesús  puso a un lado  los esplendores de un palacio celestial y vino a nuestro mundo.  Sea  que viva en una ciudad grande, o en un pequeño pueblo, su familia es impactada por la cultura que la rodea.  ¿Pero es la cultura más fuerte que el impacto de su hogar y de su familia?

Lectura: Josuhe 24:1-27