El Choque de Culturas, 5

October 10, 2013
PPV2 160 x 160

Script

El Choque de Culturas, 5

The Clash of Cultures, 5

Sino que se mezclaron con los paganos y adoptaron sus costumbres. Salmos 106:35

 

La cultura es una fuerza poderosa que puede ser muy buena o muy perjudicial.  Un estudio de la cultura en la Biblia revela que en su mayor parte, la cultura parece que nos aleja de Dios, y por tanto, debemos luchar contra sus tendencias mientras vivimos la vida terrenal hasta llegar al cielo.

El Salmo 105 relata los problemas que el pueblo de Dios enfrentó cuando salieron de Egipto y se dirigieron a la tierra prometida.  Los versículos encontrados en este Salmo nos cuentan la historia de un padre que pierde un hijo o una hija.  Sin explicar en profundidad, permítame darle las frases claves del texto.  Pero antes de hacerlo, recuerde esto. Dios usó a Moisés para guiar al pueblo de Israel y sacarlo de Egipto, y luego de 40 años de travesía en el desierto, finalmente llegaron a la tierra prometida: Canán.  En nuestros términos, la crisis terminó.  La experiencia desagradable quedó atrás, el matrimonio se salvó. Luego note lo que sucedió:

Salmos 106:21 dice: “Se olvidaron del Dios que los salvó….

Versículo 33 dice: “Se revelaron contra el Espíritu de Dios”.

Versículo 34: “No destruyeron a los pueblos que el Señor les había señalado,

Versículo 36: “Adoraron sus ídolos…” y

Versículo 37: “Sacrificaron a sus hijos e hijas”.

Un exitoso hombre de negocios dijo una vez: “He sido un hombre con mucho éxito. He acumulado una vasta fortuna. Tengo más de 2000 empleados en mi empresa. Pero cuando se refiere a mi familia e hijos, siento que he sido el hombre más miserable”

La guerra para salvar a nuestros hijos es una guerra en la que la cultura está involucrada.  Los problemas que los hijos de Dios tuvieron en Canán empezaron cuando ellos olvidaron al  Dios que los había liberado, y  absorbieron  la cultura que los rodeaba.

Perder la guerra con la cultura no es el resultado de un solo toque. Comienza con una serie de transacciones. Usted puede manejarlo, ellos no.  En relación a sus hijos y su propia conducta, recuerde esto: “Lo que es usted ahora, sus hijos lo serán aún más”! Lo que usted tolera ahora, sus hijos lo adoptarán con compromiso, pero irán un paso más allá que usted, sea que se trate de gozar una cercanía con Dios o estar lejos de El.

Lectura: Salmos 106

Downloads