EL PRÍNCIPE DE PAZ

December 24, 2013
PPV2 160 x 160

Script

December 24

EL PRÍNCIPE DE PAZ

The Prince of Peace

 

Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Isaías 9:6

Siete siglos antes del nacimiento de Jesús, Isaías dijo que uno de sus nombres sería Príncipe de Paz; sin embargo, el mismo lugar del nacimiento de Jesús, Belén, ha sido la escena de luchas y derramamiento de sangre.

Es muy posible que este fuera el lugar donde Jesús nació. Después de que Elena, la madre de Constantino, se convirtiera en el año 324 D.C. viajó a Palestina, como el país en ese entonces era conocido, e identificó algunos lugares santos.  El sitio del nacimiento de Jesús era una de sus prioridades.

La tarea no fue muy complicada. Adriano, el emperador  romano, había construido allí un templo pagano a fines del primer siglo.  Pero, lo hizo para preservar el lugar? No. Lo hizo para evitar que los cristianos lleguen hasta este templo para adorar a Jesús y al hacer esto marcó el lugar para los próximos siglos.

En el siglo cuarto, una iglesia fue construida en este sitio, la cual permanece allí todavía y está repleta de velas, agua santa y centenares de símbolos incluyendo fotos y artefactos que parece nadie quiere botar.

Hoy día, Belén está bajo control de Palestina.  Es una de las ciudades con una población predominantemente no  judía y  gobernada por autoridades palestinas.  En las afueras de la antigua iglesia, soldados palestinos pasean constantemente por las calles, preocupados de que los conflictos puedan ahuyentar a los turistas que se desembarcan de los buses en la Plaza Manger.

“Príncipe de Paz”, declaró el profeta hace 2700 años al referirse a Jesús y a su gobierno; no obstante, el dolor y los conflictos en nuestro mundo declaran que el mensaje no  se ha se cumplido. ¿Pero qué de nuestras vidas? Esta semana, le deseamos a cada uno de ustedes un mensaje tibio de “paz en la tierra”, y lo hacemos con toda sinceridad. Pues no puedo evitar pensar cuál sería el mensaje de Jesús si tomara un taxi en el aeropuerto de Tel Aviv hasta Belén donde María y José dieron la bienvenida a Jesús a sus corazones hace mucho tiempo atrás, y caminara por las calles de su viejo pueblo.

Se debe decir algo. El todavía es el Príncipe de Paz! Eventualmente regresará y establecerá esa autoridad y como Isaías predijo, “Su reino no tendrá fin”.

El mundo todavía no lo ha entendido esto, no es cierto? Pero usted haga de El su Señor, y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento reinará en su corazón.  De eso estoy seguro.

Lectura: Isaías 9