GOZO DE NAVIDAD

December 25, 2013
PPV2 160 x 160

Script

December 25

GOZO DE NAVIDAD

Christmas Joy

 

Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y  perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Hebreos 12:2

Ninguna emoción está más conectada con la Navidad que el gozo, descrito como el lenguaje universal de un corazón rebosante.  Por un momento piense sobre un regalo especial que usted dio a una persona en esta Navidad, posiblemente a su novio, esposo, hijo o madre.  ¿Le hizo sentirse bien verdad? ¿Pero cuál era mayor? ¿El gozo que sintió al dar o el gozo de la persona que recibió el presente?

Aunque muy pocas veces lo pensamos, debió haber gozo en el corazón del Padre cuando dio a su divino y más precioso regalo: Su hijo.  Los ángeles cantaron con gozo, y aquellos que escucharon se regocijaron con gran gozo, ese gozo que es sentido en el fondo del alma.

¿Ha olvidado que Pablo nos dice que el “reino de Dios es… gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 15:17) El escritor a los Hebreos añade que  “por el gozo que le esperaba, soportó la cruz”. (Hebreos 12:2).  ¿Qué gozo? El mismo gozo que tendrá cuando regrese atravesando nuevamente la puerta del cielo!

Ahora, por un momento regresemos a la escena en la que su hijo abre ese regalo especial.  ¿Vio la luz en sus ojos cuando desenvolvía el presente? Ningún pintor jamás podría plasmar esa imagen.  Y entonces vienen las risitas de alegría que toca el corazón.  Esa es la manera que Dios nos hizo.

Una de las cosas más tristes sobre el corre y corre de la época Navideña es que cuando finalmente llega el día de Navidad, estamos tan cansados físicamente que nos es difícil tener mucho gozo.  Pare y cambie ese pensamiento!  Desde este momento en adelante usted puede empezar a recuperar el gozo que ha estado faltando en su vida.  Comience recibiendo el gran regalo que le trajo gozo al corazón del Padre en la persona de su Hijo, Jesús.  “Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios”.

El gozo en su corazón, en su vida personal, es parte del regalo de Navidad, el regalo que la dificultad, o dolor o aun la soledad nunca debe quitarle.  Es mi deseo que ese gozo sea suyo!

Lectura: Juan 1: 1-14