SI NO HA ESCUCHADO LA MÙSICA

December 23, 2013
PPV2 160 x 160

Script

December 23

SI NO HA ESCUCHADO LA MÙSICA

If You Haven’t Heard the Music

De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad. Lucas 2:13-14

La primera canción entonada por los ángeles sobre los campos de Belén decía: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad”.  (Lucas 2:14) El coro del villancico tradicional que se canta en Navidad dice: “Ángeles cantando están, tan dulcísima canción, las montañas su eco dan, como fiel contestación. Gloria in excelsis Deo! Gloria in excelsin Deo”.

¿Quién hubiera pensado  ver un coro de ángeles cantando esa noche? La vida  pasa  día tras día, y luego, de repente, tomándonos por sorpresa el cielo se ilumina con una luz celestial y ángeles aparecen. ¿Qué hubiera sentido al verlos?  No eran pocos, “Una gran multitud” de ellos dice Lucas.

Hemos llegado a perder el dato del número original de ángeles.  Esta parte de la historia ha sido puesta a un lado y  aun desechada. Pero aquí está la pregunta. ¿Cómo puede usted escuchar la música?

Primero, apague la radio y la televisión y salga para ver la noche estrellada.  De regreso a la creación, en el principio, hubo gran gozo y alegría cuando Dios regaba las estrellas en el universo. A poca distancia del lugar donde los ángeles cantaron esa canción, el Rey David escribió: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos”.  David habló de la armonía de la creación y la voz de la creación yendo hasta el fin del mundo. Guao! Hablando de música!

No sé si Lucas era músico, pero esto es lo que dijo: “En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños.Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor. Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»  De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: «Gloria a Dios en las alturas,  y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad”. (Lucas 2:8-14)

Lectura: Lucas 2:8-20