Yo Creo

August 16, 2013
PPV2 160 x 160

Script

Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.  1 Corintios 15:50

 

Mientras el pastor dirigía a la congregación cuando ésta recitaba el Credo de los apóstoles, que comienza con las palabras, “Yo creo…” un hombre en voz baja decía, “Yo creía…” y continuó murmurando el resto del credo que ha sido  recitado por los cristianos a través de los siglos.

En la actualidad los métodos de alcanzar a las multitudes no incluyen un sistema de creencias. El resultado de esto es que pocas personas saben lo que creen.

El educador e historiador de la iglesia, Edward Panosian cree que es necesario el balance entre lo ortodoxo y las emociones.  Si solamente la iglesia  se enfoca en los ortodoxo, (lo que involucra los credos) ésta tiende a ser fría; por el contrario, si solamente hay la expresión emocional, puede producirse excesos, y eventualmente errores en la doctrina.

Es necesario que entienda lo que cree y por qué lo cree.  Existen todavía las creencias esenciales  que han permanecido intactas desde el primer siglo hasta el presente—por lo menos en los aspectos fundamentales de la doctrina.  Entonces, cuáles son estas creencias?

Muchos creen que la confesión de fe conocida como el Credo de los Apóstoles es el resumen más antiguo que los cristianos han mantenido por años.  El Credo dice así: “Creo en Dios, el Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.  Creo en Jesucristo, Su Único Hijo, Nuestro Señor.  El fue concebido por el poder del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María.  Fue sentenciado por Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado.  El descendió hasta los muertos. Al tercer día resucitó.  Ascendió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre.  El vendrá otra vez como juez de los vivos y de los muertos.  Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia universal, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida eterna.”

El mundo de hoy es hostil a nuestra fe, pero cuando afirma y dice, “Yo creo” usted está poniendo una estaca inamovible en el suelo, se está embarcando a una vida de fe que le llevará más allá del vacío secularismo de nuestros tiempos.

Basado en la lectura: 1 Corintios 15:50-58.